viernes, 9 de abril de 2010

Contame una historia

Muchas veces se puede definir en palabras un estado de ánimo, pero muchas otras no. En ocasiones no hay formas de definir como nos sentimos, que nos duele, que nos deja de doler o en que lugar del alma está esa pena.

A veces lo que necesitamos es simplemente escuchar una historia, distinta de todas, una historia que nos ayude a pensar que existen cosas distintas a las que estamos viendo. Quizás es suficiente una canción, un cuento o las palabras justas de un amigo, que nos quite la "mufa" de mirarnos por dentro ...

Vos que tenés labia, contame una historia.
Metele con todo, no te hagas rogar.
Frename este absurdo girar en la noria
moliendo una cosa que llaman "verdad"...


Contame una historia distinta de todas,
un lindo balurdo que invite a soñar.
Quitame esta mufa de verme por dentro
y este olor a muerte de mi soledad...


Contame una historia...
Mentime al oído
la fábula dulce de un mundo querido, soñado y mejor...
Abrime una puerta por donde se escape
la fiebre del alma que huele a dolor...
Contame una historia
vos, que sos mi hermano,
volcame en la curda que me haga sentir
que aunque el mundo siga yirando a los tumbos,
aún vale la pena jugarse y vivir...


Batime que existen amigos derechos,
mujeres enteras que saben querer.
Y tipos con tela que se abren el pecho,
si ven que la vida te puso en el riel...


Contame la justa de un lecho de rosas.
¡Estoy tan cansado de andar por andar!...
Contame una historia con gusto a otra cosa,
y en la piel del alma poneme un disfraz...


(Contame una historia / Música: Eladia Blázquez / Letra: Mario Iaquinandi)

0 comentarios:

Artículos relacionados


Más vistos