viernes, 1 de enero de 2010

Un 2010 en positivo


Mucho ha escrito ya sobre este siglo XXI, en el cual estamos transitando. Si nos remontamos en el tiempo a algunas décadas atrás, encontraremos obras que hablaban de un mundo caótico, devastado y hasta en algunos casos al borde del colapso global. Otros autores del siglo XX, más esperanzados, buscaron dar una vuelta de tuerca a ese futuro “sin futuro”, valga la redundancia, intentando dar una mirada optimista sobre lo que vendría.

Hoy, en pleno 2010 podemos afirmar que no sólo estamos viviendo en un nuevo siglo, sino que también estamos en una nueva era. Tal vez no es aún la tan ansiada era espacial que se presagiaba allá lejos y hace tiempo en 1969, cuando el hombre puso por primera vez sus pies en la Luna. Esta era que nos toca vivir, en realidad está más relacionada con la comunicación.

Internet, teléfonos móviles, conexiones inalámbricas y muchos otros avances tecnológicos que hoy son una realidad para muchos de nosotros, son sólo la punta de un gran iceberg que representa una nueva forma de pensar y vivir en el mundo actual.

Así como cada generación marca una ruptura en ideas, estilos, modas y costumbres, se puede decir que la tecnología ha sobrepasado todo eso y hoy las tendencias son difíciles de seguir

El ritmo del mundo no se detiene a esperarnos. La tecnología no se para a tomar un café en un bar, sino que avanza en una autopista a toda velocidad. Todos estos elementos son parte del mundo de hoy y es nuestra decisión tomarlos o dejarlos. Sin embargo, está claro que de nada sirve la añoranza por un mundo que ya no existe y es nuestra capacidad de adaptarnos la que nos permitirá sobrevivir en este mundo informatizado y con infinidad de fuentes de vaivenes y oscilaciones que nos hacen dudar sobre el camino elegido.

La mejor manera de ir para adelante en este contexto es enfrentarlo con mentalidad positiva. No hay mejor manera que poner todas nuestras energías a favor de que las cosas cambien para mejor y de esa forma nos irá mucho mejor.

Por un 2010 con la vista hacia el frente, con muchas fuerza, con proyectos que nos ayuden a mejorar y a sentirnos satisfechos. Por un 2010 en el cual podamos sentirnos realizados. Por un 2010 rodeados de afectos y amor.

Por un 2010 en positivo. Sólo depende de nosotros que se cumpla.

La fotografía que se incluye junto al texto de esta entrada pertenece a la galería de pizzodisevo y es compartida bajo licencia Creative Commons.

0 comentarios:

Artículos relacionados


Más vistos