miércoles, 25 de noviembre de 2009

Amor cósmico

Universo“Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos” (Albert Einstein)

Hay algo cósmico en los sentimientos, el amor tiene algo universal que lo hace único.

Algunas mentes prodigiosas piensan que las matemáticas son el idioma que puede lograr romper las barreras de los idiomas, las creencias y las razas, sin embargo los que le agregan el corazón a la razón, saben perfectamente que el amor es la lengua universal.

Quizás ese sueño de un amor puro y cósmico pueda ser más fuerte que la materia y más duradero que el Sol. Porque es esa la esencia misma del sentimiento que supera a las palabras.

Tal vez, algún día descubramos que la materia y la energía no son los pilares del Universo, sino que el amor es el motor que hace posible la vida y todo lo que la rodea.

“Y al final, el amor que recibes es igual al amor que das” (Lennon/McCartney))

La fotografía que ilustra este texto fue tomada Hubble Space Telescope. Los créditos de la imagen pertenecen a: NASA, ESA, and the Hubble Heritage Team (STScI/AURA)-ESA/Hubble Collaboration.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El amor en los tiempos del Blog

New MoonEl paso del tiempo, el cambio en las modas, la evolución de la tecnología, son sólo algunas de las cosas que han transformado al amor en algo diferente a lo que solía ser ¿o no?

¿Es igual el amor entre Romeo y Julieta, que William Shakespeare retrató a fines del siglo XVI que el que viven las parejas enlazadas por Internet?

¿Acaso Shakespeare pudo siquiera imaginar lo que sería el amor en los tiempos del Blog, una palabras que ni siquiera tenía sentido en su época?

Todo cambia. No son iguales las historias góticas contadas por Bram Stoker a fines del siglo XIX, que el amor vampiro profesado entre Edward y Bella, en las novelas de Stephenie Meyer, que son un éxito en pleno siglo XXI. Un suceso que se multiplica en la era del Blog, donde millones de fans comparten su devoción por esta historia de un amor que atrapa a multitudes

Claro está que no solamente las diferencias están en las historias, ya que las vidas de ambos autores resultan bastante distintas.

Aunque probablemente las diferencias de la visión romántica del mundo que nos han regalado Stoker y Meyer, radique en sus vivencias, también hay detalles de su vida que muestran historias completamente distintas. Mientras que Bram Stoker falleció en una pensión, sin saber que su creación se convertiría en un icono de la literatura gótica, Stephenie Meyer es una autora que recauda millones por sus libros y por las adaptaciones cinematográficas de sus obras.

Más allá de esto, está claro que Meyer ha adaptado el prototipo del vampiro al mundo actual. Lo ha modernizado, le ha dado un toque humano, lo puede mostrar como un adolescente enamorado, pero también puede retratarlo como un feroz cazador.

Esta adaptación, tiene mucho más que ver con los tiempos que corren. Y es así como el modelo literario del vampiro ha evolucionado hasta llegar al siglo XXI, también el amor va cambiando su forma, pero no su esencia, para seguir siendo una pieza fundamental en la vida de todos, aún hoy, en los tiempos del Blog.

La fotografía que ilustra este texto pertenece a la película New Moon.

martes, 3 de noviembre de 2009

Observando la soledad

SoledadA veces me quedo mirando un punto ubicado en ningún lugar y me doy cuenta que puedo estar sólo entre cientos, miles o millones de personas.

La soledad no es sólo el contexto que nos rodea, puede ser un estado de ánimo, un dejo de tristeza o una simple contemplación.

La soledad es mucho más que estar reunido con gente o no. Es un estado mucho más profundo, quizás más relacionado con el interior que con el exterior. La soledad pasa por cómo nos sentimos con nosotros mismos.

No es un estado que nos deba preocupar, siempre y cuando sea nuestra elección, ya sea temporal o a largo plazo. Pero sí, deberíamos ocuparnos cuando nos encuentra totalmente aislado y nos hace mal. Esa es la soledad que no debemos dejar que nos haga daño. La que nos lastima por dentro, estemos o no acompañados por fuera.

Sigamos observando a la soledad, pero no dejemos que ella nos observe con la compasión de quien mira a un desvalido que no puede salir a flote de su propia tristeza.

La decisión y la solución está dentro de nosotros. Todo depende de la postura que tomemos para enfrentar cada instante de nuestras vidas.

La fotografía que se incluye junto al texto de esta entrada pertenece a la galería de fspugna y es compartida bajo licencia Creative Commons.

Más vistos