martes, 30 de diciembre de 2008

Siguiendo la luna

La noche siempre será un espacio distinto para los enamorados. Puede ser el momento perfecto para el amor, pero también el instante en que podemos pedir perdón.

Cuando el sol le da paso a la luna surge una sensación de desamparo, y la necesidad de pedir disculpas por todas las cosas equivocadas que dijimos a la persona con la que compartimos nuestro amor.

Es entonces cuando aparecen las promesas de que todo cambiará, las palabras que endulzan los oídos y los ojos se empañana de tanto llorar.

Quizás muchas historias de amor hayan comenzado y terminado siguiendo la luna … y tal vez, en alguna oportunidad, ella nos haya dado otra oportunidad.

Siguiendo la luna no llegaré lejos,
tan lejos como se pueda llegar
las cosas que dije no tienen sentido
no puedo detenerme, ponerme a pensar.

Siguiendo la luna y su vuelta invisible
la noche seguro que me alcanzará
no es que tu mirada me sea imposible
tan solo es la forma como caminás

Vamos mi cariño que todo está bien
esta noche cambiaré, te juro que cambiaré
vamos mi cariño ya no llores más
por vos yo bajaría el sol
o me hundiría en el mar
y esto parece verdad para mí.

Suena como un crimen lo que tú me has hecho
deberías ir a parar a la prisión
suena como un crimen que me hayas mentido
que hayas engañado a este corazón

Siguiendo la luna no llegaré lejos,
tan lejos como se pueda llegar
son casi las cuatro de la madrugada
mi casa brillaba, cruzando ese mar

Vamos mi cariño que todo está bien
esta noche cambiaré, te juro que cambiare
vamos mi cariño ya no llores mas
por vos yo bajaría el sol
o me hundiría en el mar

Esto parece verdad para mí...

(Siguiendo la luna – Los Fabulosos Cadillacs)

La imagen que ilustra este texto pertenece a Kevin y es compartida bajo licencia Creative Commons.

1 comentarios:

Mariana Alvez Guerra dijo...

Me ha gustado mucho tu blog, continúa con el buen trabajo y nos estamos leyendo, saludos.

http://gymbrainstorming.blogspot.com/

Artículos relacionados


Más vistos